La bioingenieria cada vez más cerca de los órganos biónicos

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Me parece interesante colgar esta noticia.

Dientes artificiales, marcapasos, implantes cocleares y de rodilla e incluso lentes de contacto son aplicaciones de la ingeniería biónica ampliamente extendidas, pero las posibilidades parecen infinitas. En los últimos años, por ejemplo, han aparecido implantes capaces de estimular la regeneración de los tejidos y desaparecer dejando atrás un órgano nuevo. Estos biomateriales de tercera generación, que anticipan lo que podría ser el futuro cuerpo biónico, fueron los protagonistas de BioBCN 2008, un congreso organizado este mes en Barcelona.
“Uno de los logros más impactantes es la reconstrucción de la vejiga humana”. En el 2006, los científicos norteamericanos Robert Langer y Anthony Atala consiguieron por primera vez sustituir una vejiga afectada por cáncer: combinando un biomaterial hecho de polímeros con células del paciente, consiguieron que un órgano sano creciera en su cuerpo a partir de los restos sanos de vejiga.

CONCEPTO
“El concepto de biónica es muy antiguo”, explica Josep Planell, catedrático de Ciencia de los Materiales de la UPC y director del IBEC. “En cierto sentido, el Capitán Garfio es un hombre biónico, ya que lleva un objeto artificial en sustitución de una parte del cuerpo”, añade bromeando. La novedad es que la compenetración entre el cuerpo y sus complementos es cada vez más profunda. A principios del siglo pasado se buscaba que los implantes fueran inertes para evitar los rechazos. En los años 50 y 60 se introdujeron los conceptos de biocompatibilidad, es decir, que el implante se integrara en el cuerpo sin producir rechazo, y de biodegradabilidad, que desapareciera tras haber llevado a cabo su tarea, explica Engel: “Hoy perseguimos una tercera generación de biomateriales: sustancias capaces de enviar señales al cuerpo para estimular la regeneración de tejidos”.
El IBEC está trabajando en una especie de andamio para propiciar el crecimiento de huesos artificiales. Las aplicaciones abarcarían desde tratamientos para el cáncer óseo hasta la recuperación de fracturas especialmente complicadas, aunque de momento los implantes experimentales se limitan a conejos y ovejas. Los andamios son cilindros de diversas dimensiones hechos de un material inteligente poroso. Cuando se implantan en sustitución del tramo de hueso dañado, atraen y estimulan el crecimiento de células en los poros y propician la regeneración de la parte ausente. Los investigadores están experimentando también con moléculas enlazadas a la superficie artificial que envíen señales a las células de la médula.
“El interfaz entre la superficie artificial y el tejido sano es muy importante –explica Planell–. Por ejemplo, una superficie rugosa e hidrofílica puede facilitar la regeneración”. En el centro se están llevando a cabo estudios con superficies tratadas con técnicas de nanotecnología y neuronas. Los investigadores producen pequeñas placas capaces de dirigir el crecimiento de las neuronas y las siembran de moléculas que potencian y conducen el proceso.

OJO TECNOLÓGICO
“Aún no existen sustitutos biónicos para cada órgano y es probable que en algunos casos nunca se logre –comenta Engel–. Pero no hace falta aventurarse en la dificilísima empresa de fabricar un ojo cuando en muchos casos es suficiente con una lentilla para resolver los problemas”. Asimismo, no será fácil sustituir los transplantes de ri-
ñón, hígado, pulmón y corazón. Finalmente, es posible que la biónica se complemente con la medicina regenerativa, que apunta –quizá con demasiada ambición de momento– a estimular la regeneración de un órgano a partir del único ingrediente de las células madre. “Hay más que una empresa en España que desarrolla aplicaciones a implantes dentales o cardiovasculares –concluye Engel–. La biónica parece viable también comercialmente”.

Ver este artículo al completo en El Periodico.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Categorías: actualidad, barcelona, ciencia, salud
Etiquetas: , , , ,
Guárdate el Enlace permanente a esta entrada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *